viernes-19-abril-2024

En diversas ocasiones se suele utilizar el dicho popular de que “las apariencias engañan”, porque tal y cómo se refleja con el paso del tiempo, efectivamente determinados sucesos, acontecimientos, noticias o rumores no se ajustaban a la realidad de los hechos.

Esta circunstancia que resulta obvia, adquiere su máxima expresión en la política, porque entre medias hay “fuego enemigo” entre adversarios de distintos partidos, “noticias interesadas” para canalizar decisiones interesadas que favorecen o perjudican a alguien, y ya no hablemos del “fuego amigo” entre los teóricos “compañeros de partido”.

Pues algo así es lo que está sucediendo últimamente con la malsana intención de “agentes externos e internos”, por enturbiar la relación personal y política entre los socios de gobierno en el Consell Carlos Mazón, pte de la Generalitat por el PP y Vicente Barrera, vicepte del Consell por VOX.

Y es que no hace falta ser muy “avispado”, para comprobar in situ, en cualquier acto público, sesión de Les Corts etc.. que el vínculo personal y político de Mazón y Barrera es sólido, leal y además, avanza en la misma dirección por la defensa de los intereses valencianos desde el prisma, sobre todo, del Consell.

Es decir, el presidente y vicepresidente de la Generalitat no se enzarzan por si a uno le gusta más o menos, las políticas del Consell sobre el colectivo LGTBI o la polémica por el sorpresivo anuncio de un nuevo Festival de la Canción Española que pudiese “rivalizar” con el Benidorm Fest. O dicho de otra forma, no pierden el tiempo, ni lo pretenden en establecer batallitas que ante todo, perjudiquen la acción del Consell sino más bien todo lo contrario, trabajan de la mano por sacar adelante un nuevo Gobierno Valenciano con muchos retos por delante.

Por eso sorprende, “relativamente”, que haya intereses ocultos y otros no tanto, incluso dentro de VOX, especialmente en lo que atañe a Barrera, que busquen crear un clima de enfrentamiento entre Barrera y Mazón que no solo no existe sino que es todo lo contrario, porque ambos políticos caminan en una sola dirección en defensa de los intereses comunes valencianos.

Por ello, da la impresión que a pesar de algunos malintencionados, teniendo en cuenta especialmente las turbulencias dentro de VOX, la relación y el vínculo entre la Presidencia y Vicepresidencia de la Generalitat Valenciana, es decir de Barrera y Mazón, va para largo y con una buena sintonía personal.

Y esto es porque ambos dirigentes, tanto en público como en privado, tienen claro que su objetivo principal, por encima de todo, está en potenciar a la Comunitat Valenciana como una región española y europea de prosperidad, con seguridad jurídica, en defensa de valores y señas de identidad, pero alejada de “fantasmas” como el catalanismo tan fomentados en tiempos del Botanic. A la vez que relaja la presión fiscal y atrae la inversión extranjera para ser más rica y próspera.

Así que en ello están Mazón, Barrera y sus equipos. En trabajar y compartir vicisitudes e inquietudes en pro del mejor futuro posible para los valencianos, desterrando “batallitas estériles” que ni son reales ni conducen a nada positivo para unas políticas efectistas basadas en la buena sintonía y en el esfuerzo de cada día al frente del gobierno valenciano.