lunes-15-julio-2024

Los transportistas valencianos reclaman una descarbonización “realista” para el sector

por | Jul 2, 2024 | Actualidad | 0 Comentarios

La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) ha advertido de la necesidad de una descarbonización “realista y viable”. Según la última encuesta realizada entre los asociados, la práctica totalidad de los transportistas admite que no están preparados para asumir las los nuevos objetivos que la Unión Europea ha impuesto, que pasan por reducir el 90% de emisiones para 2040. “Llegar a un transporte climáticamente neutro plantea retos y es necesario la voluntad de todas las partes para poderlos hacer frente”, ha explicado Carlos Prades, presidente de FVET.

Con las exigencias de descarbonización tan próximas y teniendo en cuenta que los ciclos de renovación son muy largos, uno de cada tres transportistas valora como imprescindible el impulso de líneas de ayudas para poder renovar la flota y acometer esta transición. Además, a día de hoy, el precio del camión eléctrico triplica el precio de un camión de última generación propulsado por diésel. De hecho, el 71% de los profesionales señala la necesidad de que se establezcan precios más competitivos para poder rentabilizar las operativas y que esta transición se pueda acometer con éxito.

Además, no hay una red de puntos de carga o repostaje que tenga capacidad de abastecer a los vehículos pesados, que, en algunos sectores, como la carga general, llegan a realizar 120.000 kilómetros al año. Según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, en la Comunidad Valenciana solo hay 78 puntos de carga con una potencia suficiente para los vehículos pesados, es decir, de 250 kW. “La transición debe ir acompañada de más puntos de carga que hagan viables trayectos de media y larga distancia”, afirma Prades.

Principales problemáticas del transporte por carretera

Al margen de la descarbonización, la Federación también ha preguntado a sus asociados por la situación en la que se encuentra el sector, que ha sido puntuada con un suficiente.

“Todavía nos encontramos en un contexto inflacionista, que se refleja en los precios de las materias primas, del combustible, que sigue siendo la partida más significativa de nuestros costes directos, y de otras partidas como los camiones. Al mismo tiempo, existe una presión de los precios a la baja que hace difícil encontrar la rentabilidad de nuestras operativas. De hecho, los bajos precios continúan siendo el principal problema que afecta a la viabilidad del sector”, explica el presidente de FVET. 

Tal y como ha explicado el vicepresidente de la Federación, Juan Ortega, a este escenario se suma otros problemas como la falta de conductores (51,8%), que aumenta cuatro puntos respecto al año anterior, y la competencia desleal (31,3%), que se reduce 20 puntos respecto al año anterior. También la morosidad sigue estando presente entre las dificultades del transporte de mercancías por carretera, aunque en menor proporción como consecuencia de la aplicación de la normativa en este ámbito. Por último, se añaden la falta de infraestructura, el absentismo de los empleados y la presión normativa en materia laboral y de descarbonización.

“Además, los empresarios del transporte han calificado con un insuficiente los servicios de ITV y las áreas de descanso y estacionamiento seguro. Son problemas estructurales que nos impiden desarrollar nuestra actividad con plenas garantías y que es necesario que desde la Administración se vayan ofreciendo respuestas”, ha añadido el vicepresidente.

Dificultad para encontrar la rentabilidad

Respecto a la actividad del sector, un 45% reconoce que ha reducido su actividad en lo que llevamos de año. De estos, un 63% asegura que esta reducción representa menos del 25% y uno de cada tres, entre un 25% y un 50%. Por el contrario, más del 47% de los transportistas señala que ha mantenido sus ingresos en este primer semestre del año e incluso un 8% afirma que ha incrementado sus operativas más de 25%.

Independientemente del incremento o reducción de la actividad, los transportistas valencianos admiten que han bajado los beneficios: tres de cada cinco aseguran que han reducido sus beneficios manteniendo los mismos ingresos e incluso un 23% ha manifestado que han descendido sus beneficios pese haber aumentado sus ingresos.

En el segundo semestre de este año, confían en las previsiones económicas que auguran una reactivación de la demanda y, con ella, de las operativas. “El último trimestre de 2023 y el inicio del 2024 ha sido complicado, con las movilizaciones agrícolas y la crisis del Mar Rojo. Somos optimistas de cara al cierre de año porque confiamos en que se produzca una recuperación plena de la economía y que la tendencia inflacionista remita”, ha comentado Carlos García, secretario general de la Federación.

La Comunidad Valenciana es la segunda comunidad autónoma, por detrás de Cataluña, que más mercancías moviliza por carretera: 274 millones de toneladas al año según el Ministerio de Transportes. Por detrás de Madrid y Barcelona, Valencia es la que más camiones tiene según la Dirección General de Tráfico, sumando 125.801 camiones. “Sabemos que el futuro es la intermodalidad, pero nunca un tren podrá llegar a la puerta de los hogares, bares y farmacias. El transporte es y será imprescindible”, ha concluido Carlos Prades.

Últimas Noticias